TESTIMONIOS DE VIDA

Antonio y Lorena son una pareja que antes de conocer de Dios vivían de una manera desordenada. Buscando la forma de «disfrutar» la vida con placeres, adicciones, sin autoestima y esclavos de sus deseos. Tanto el uno como el otro buscando por su propia cuenta en el mundo llenar el vacío que había en sus vidas hasta que tocaron fondo y decidieron buscar ayuda.
Ambos llegaron a Betel y después de un proceso de restauración se conocieron y se casaron.
Después de un tiempo decidieron probar al reinsertarse en la sociedad y buscar trabajo para tener dinero, una casa, etc. Les fue bien durante un tiempo pero se fueron enfriando, cada día más vacíos y tristes, no fue lo que ellos esperaban pero Dios siempre es fiel y les ayudó aun en este tiempo y decidieron volver a Betel y de nuevo pasando por un proceso de restauración tanto individual como ahora en pareja fueron reafirmados y esta vez fue diferente. En sus palabras: «Dejamos todo atrás y nos entregamos a el de todo corazón. El nos abrazó, nos besó y reconfortó. Hemos encontrado la felicidad que tanto buscabamos».
Ahora estan dedicados y firmes sirviendo en Betel Málaga, siendo un ejemplo de restauración y amor total por el Señor. 

Antonio y Lorena